Lo que hay que tener en cuenta a la hora de invertir en pozo

Lo que hay que tener en cuenta a la hora de invertir en pozo

Como primera medida, y ante todo hay que considerar cómo está la situación del mercado a la hora de tomar esa decisión.

Cuando bajan los costos de la construcción (siempre habrá que compararlos con los del año anterior y del mismo período, ejemplo: de marzo del año anterior a marzo del actual año).

Cuando este valor de construcción disminuye significará que habrá oportunidades para el surgimiento de nuevos emprendimientos, lo cuales serán una buena elección a la hora de invertir.

Esta situación se verá reflejada también por 4 meses (y de forma consecutiva) en la baja de un 0.6 % en los precios de venta en C. A. B. A. de las propiedades.

Una vez que se decide comprar una propiedad en pozo, se considerará que accederá a una unidad con un valor diferencial respecto del inmueble terminado.

Habrá quienes estarán a la espera de que la obra esté finalizada para poder habitarla y estarán más atentos a los detalles (como ser sus funcionalidades, sus terminaciones, las vistas, la orientación de la luz y los accesorios como pueden ser de la calidad de grifería) .

Para esto habrá que solicitar la mayor información posible, y asi poder conocer el producto que uno recibirá en el futuro, ya que no será suficiente ver los renders y los planos, que ayudarán para poder guiarnos a lo largo de todo el proceso.

Algo fundamental será informarse de la empresa constructora, que será la encargada del desarrollo del proyecto, cuál es la trayectoria de la misma, cuáles son las condiciones y su metodología de comercialización.

Habrá que verificar la persona que estará a cargo de la construcción, quién será, cuál es el estado de las aprobaciones para construir lo planificado, cuáles son los antecedentes del grupo desarrollador y comprender la dieferencia al momento de decidir la compra, como una persona jurídica de compra, lo hará como un fideicomiso o con un boleto de compraventa.

También habrá que evaluar los riesgos generales, refiriéndonos a los posibles desvíos en los plazos previstos de cada etapa del proyecto, los cambios macroeconómicos y las eventualidades en la ejecución de la obra.

Ahora bien, para el caso de que la compra sea para una inversión y no para vivienda propia, aquellas personas que inviertan en emprendimientos, tendrán que tener en cuenta los apectos como por ejemplo la locación, el formato legal, la trayectoria de la desarrolladora y el momento de la obra en el que se involucrarán.

El inversor deberá analizar la compra desde un punto de vista financiero, además de inmobiliario.

Tendrá que hacer un ejercicio para intentar imaginarse quién le comprará o alquilará la propiedad en el futuro.

Si esa respuesta es sencilla, entonces estaremos pensando que la inversión seguramente será buena. Si la respuesta no es fácil ni rápida, habrá que dudar entonces si se trata de una buena inversión o no.

Habría que estudiar bien cuál sería el valor de ese departamento si estuviese terminado a la fecha de hoy y en cuánto se podría alquilar.

Es necesario entender sobre esa compra, qué porcentaje es el que adelantará, cuánto y cómo se financiará, y si se podrá vender rápido en el caso que se necesitara recuperar el capital más la rentabilidad que generó. 

Para esto habrá que conocer cuáles serían los plazos de ejecución del emprendimiento y los posibles momentos para salir de la inversión logrando rentabilidad. 

Compartir