Lotes en barrios privados

Lotes en barrios privados

Como consecuencia de la pandemia mundial que estamos viviendo y el aislamiento social, que se sostiene en el tiempo, muchas personas tuvieron que adaptar sus rutinas a nuevos cambios.

Ellas han decidido dar un giro a su estilo de vida hacia un lugar con más naturaleza, cambiar un balcón o una terraza por un amplio parque. Plantean también ampliar sus ambientes para poder trabajar desde su propio hogar.

Todo este contexto del trabajo en casa, las compras online, han generado que la gente comience a querer migrar de la ciudad, cambiar sus departamentos por casas en barrios alejados del bullicio, y a interesarse principalmente por lotes en barrios privados para construir su próximo hogar a medida, según sus necesidades.

Es así como las consultas para adquirir terrenos y casas en barrios privados o cerrados se incrementó en los últimos meses. La gente busca un lugar que ofrezca espacios verdes para poder disfrutar y relajarse al aire libre.

Otra de las características que busca es que el barrio tenga rutas de acceso rápidas a la ciudad y consultan mucho acerca de la situación de los barrios privados (si cuentan con todos los permisos correspondientes) para comenzar a edificar lo antes posible.

Algunos tips a considerar para la elección del lote

Como primer medida habrá que hacer un previo análisis exhaustivo para estar seguros y convencidos que esa elección de nuevo estilo de vida será el lugar correcto para nuestro futuro hogar.

Debemos tener en cuenta algunas variables importantes a la hora de elegir, como por ejemplo conocer el estado dominal, el legal del barrio y el lote que nos ofrecen. Una recomendación es acercarse al catastro y averiguar la propiedad.

Averiguar en qué momento del proyecto está el barrio. Hay dos procesos, los que están en proceso de aprobación y los que ya cuentan con esta posibilidad (averiguar previamente en la municipalidad).

Esto es importante para conocer el estado y los tiempos de aprobaciones, en el caso de que no las hubiere, ya que los tiempos municipales son muy lentos y cualquier trámite sencillo lleva entre tres a seis meses.

Pero ahora con el tema de la pandemia, la demora en cualquier trámite es mucho mayor, así que habrá que tener esto en cuenta.

Cúales son las limitaciones y los códigos de construcción, esto es fundamental para saber si se interpone con el proyecto que deseo constriuir.

Luego habrá que hacer un paneo general de la zona. Averiguar cúal es el entorno del barrio, que no tenga algún asentamiento, galpón cerca. Que cuente con rutas de acceso.

Averiguar qué medios de transporte hay cerca del lugar. Reconocer, en un radio de seis manzanas por lo menos, la ubicación del barrio privado o cerrado, como mencionábamos en el entorno que lo rodea (podemos citar algunos otros ejemplos a considerar además de qué es lo que rodea, si tiene un centro comercial cercano, supermercados, hospitales, colegios, universidades, etc.)

La mayoría de los expertos en el sector inmobiliario afirman que éste es un muy buen momento para comprar un terreno en un barrio cerrado o privado, porque el estancamiento del sector de la construcción en estos últimos meses, ha provocado que los costos para edificar un nuevo hogar siguieran descendiendo.

Compartir