Terrenos en barrios cerrados

Terrenos en barrios cerrados

Continuando con nuestro informe de lotes en barrios privados, hoy también nos centraremos en las ventajas o desventajas de comprar este tipo de terrenos en barrios abiertos, cerrados o privados.

Si bien la demanda de compra de terrenos ha crecido exponencialmente y de manera sostenida en el tiempo desde la pandemia, también hay que considerar algunas variables que podrían ser determinantes a la hora de tomar la decisión de mudarse a barrios privados o cerrados.

Además de la condición o estado del barrio, que detallamos en el informe anterior, habrá que evaluar algunos aspectos que serán sumamente importantes como es el caso de los gastos extras e individuales de cada propietario que este tipo de casas generarán a futuro, como la contratación de un jardinero para mantener el céspded, y si tienes una piscina, seguramente tendrás que contratar un piletero.

Expensas

Pero además están los gastos de las expensas, que suelen ser muchos y bastante altos en los barrios cerrados y privados porque cuentan con el mantenimiento de una o varias lagunas, una cancha de golf, de tenis o de polo, pileta, cancha de fútbol y todo tipo de actividades, que sumadas a la vigilancia que debe tener el barrio, se termina abonando una liquidación de expensas sumamente elevadas.

Para el caso de los barrios que no son privados, los gastos también son similares, tal vez no tan costosos como en barrio privado pero sí son elevados de igual modo, porque habrá que coordinar (y ponerse de acuerdo con los vecinos) para compartir con ellos el gasto de tener una garita de seguridad en la entrada, pagar el club del barrio, el gimnasio, el taller de teatro, y hasta una colonia de vacaciones para los niños del barrio en el verano.

En conclusión con el tema de las expensas, de una forma u otra, siempre terminan siendo un gasto elevado y mensual a considerar, ya que si uno elige ir a vivir a uno de estos barrios tendrá que saber que no podrá ser libre de elegir qué gasto priorizar o cuál se podrá postergar.

Además tendrá que limitarse a aceptar que dentro de estos complejos siempre habrá costos de servicios y de instalaciones que deberán ser compartidos por todos los vecinos, sin importar si el propietario los utilice o no, siempre habrá que pagar igual.

Por todo esto expuesto, será necesario analizar detenidamente si será una buena o mala opción mudarse a este tipo de complejos de barrios, según los bolsillos y los gustos también de cada familia.

Reglamento interno del barrio – Código de construcción

Otro punto a evaluar y que deberán averiguar es el tipo de propiedad que se les permitirá construir, ya que esto varía según los reglamentos de propiedad del barrio y los que exige el municipio.

La mayoría de los barrios limitan que la vivienda tenga una superficie mínima determinada de metros cubiertos construídos (y a veces puede ser superior a lo que uno pensaba construir y esto genere un mayor gasto). Además a veces no se permite el uso de determinados materiales, entre otras restricciones.

También habrá que contemplar el tiempo que llevarán las obras, porque hay barrios que exigen plazos de construcción y hasta multas para quienes no los cumplan.

Se tendrá que considerar también que será necesario contar con uno o dos autos por familia, ya que por lo general los centros comerciales, o universidades, colegios, trabajo, no se ubican tan próximos al barrio como para acceder a pie o en bicicleta.

En cuanto al tema del trabajo, como ahora casi todo se hace por home office, habrá que averiguar muy bien el tema de la conectividad, ya que el servicio de internet en las áreas suburbanas no suele ser óptimo como para atender semejante demanda, y este no es un tema menor en estos tiempos.

Compartir